La primera revista digital del Motor.


http://www.motorcanario.com/articulos/index.asp?id=29858

MotoGP
La ausencia de Márquez agita el mundial.
La ausencia de Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), por primera vez en dos carreras consecutivas en su trayectoria deportiva en MotoGP ha dejado el río muy, pero que muy revuelto, por lo visto en el Gran Premio de la República Checa que se disputó el domingo en el circuito de Brno.

 Juan Antonio Lladós - Publicado el 10/agosto/20
    Imprimir noticia.   Enviar noticia por correo electrónico.  

La victoria del surafricano Brad Binder es digna de quitarse el sombrero, por ser el primer piloto de esa nacionalidad que la consigue en la categoría reina del motociclismo mundial, como también lo es para KTM, que ya había estado en el podio en 2018 con Pol Espargaró en el circuito de Cheste, pero en condiciones de mojado, por lo que la victoria en Brno tiene un valor incalculable para los ingenieros de Mattighoffen, que han visto crecer de manera espectacular la aportación de su piloto probador, Daniel Pedrosa.

Pero analizando más a fondo el resultado de la carrera de Brno, amén de los problemas con los neumáticos que parecen tener muchas de las marcas involucradas en el campeonato, en mayor medida los pilotos de Yamaha y también los de Ducati, aunque una de sus dos "viejas unidades" de 2019 acabó en el podio de la mano del francés Johann Zarco, con el que no estaba demasiado contento Pol Espargaró, que se fue al suelo por su culpa cuando planteaba una carrera a la expectativa del momento oportuno para atacar.

Y, por lo visto después, la estrategia habría sido acertada pues se fue al suelo cuando iba a adelantar a Zarco para irse a la caza de Brad Binder, que había saltado para neutralizar a quien por entonces era el líder, el italiano Franco Morbidelli, con la única Yamaha YZR M 1 que pareció ser algo competitiva sobre el viejo y bacheado asfalto de Brno.

La "pole" fue de Johann Zarco, las primeras vueltas de Franco Morbidelli, la victoria para Brad Binder, un debutante que ganó en su tercera carrera en MotoGP, como Jorge Lorenzo, y una carrera más tarde que Marc Márquez.

Maverick Viñales, segundo del mundial, acabó muy atrás, firmó su peor resultado, decimocuarto, mientras que el líder del mundial, Fabio Quartararo, no pudo pasar del séptimo, unos resultados muy mediocres para los dos pilotos de Yamaha que, en el fondo, le vinieron a hacer un favor al lesionado Marc Márquez, quien en lugar de ver como estos se alejan irremisiblemente en la clasificación del mundial con pasos de gigante a cada gran premio, en realidad les vio moverse apenas un par de zancadas.

Y la situación podría tener su continuidad este próximo fin de semana, en Austria, un escenario en el que siempre ha ganado Ducati, que fue otra de las grandes perdedoras en la República Checa pues salvo la tercera posición de Johann Zarco, su principal baluarte Andrea Dovizioso no pasó de la undécima posición, con el australiano Jack Miller y otra de las Ducati Desmosedici GP20 novena, y la de Danilo Petrucci, duodécima.

En condiciones normales, con el campeón en el "dique seco", aquellos que buscan el cetro mundial habrían tenido que exprimir sus posibilidades y opciones para aumentar la ventaja el máximo posible, pero en la República Checa, entre otras muchas cosas, se pudo apreciar que nadie quiso o no pudo arrogarse la condición de líder para dar un golpe encima de la mesa como diciendo "aquí estoy yo", y eso podría representar un acicate cuando Marc Márquez regrese a la competición.

Seguro que al piloto de Repsol Honda le "hirvió la sangre" al ver el desarrollo y resultado de la carrera lo suficiente como para frotarse las manos pensando en que quizás, solo quizás, no sea tan imposible una remontada en el campeonato cuando él regrese, si las cosas siguen así.

Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso y por escrito del medio.
© Copyright 2001-2018, MotorCanario.com - Marca registrada